Es común ver publicidad promoviendo el uso de suplementos alimentarios, compuestos por uno o varios tipos de vitaminas y/o minerales, pero ¿sabes si realmente sirven o cuáles deberías tomar? Sigue leyendo para aclarar tus dudas según la evidencia disponible.

Las vitaminas son sustancias orgánicas presentes en los alimentos, cuyo consumo es de vital importancia para el normal funcionamiento del organismo. Aunque son imprescindibles, las concentraciones que se necesitan a diario son mínimas y fácilmente obtenibles de una dieta saludable, equilibrada y variada. Si bien es muy fácil adquirir preparados multivitamínicos, las ventajas de los alimentos por sobre los comprimidos es absoluta, ya que además de tener mejor absorción, aportan fibra y otros micronutrientes, sin contraindicaciones.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que la suplementación de vitaminas se utiliza para la prevención y tratamiento de estados deficitarios específicos o cuando la dieta es inadecuada, y que contribuyen a prevenir alteraciones crónicas o susceptibilidad a infecciones.
Con frecuencia encontramos publicidad promoviendo el uso de suplementos vitamínicos, atribuyéndoles propiedades casi milagrosas, por lo que mucha gente cae en la tentación de auto medicarse sin conocer sus niveles de vitaminas o sin tener un déficit. Diversas investigaciones aseguran que los beneficios aportados por ese tipo de multivitamínicos son muy limitados o casi inexistentes y que, aunque no son tóxicas, la administración prolongada de vitaminas A, B y D podría producir efectos adversos graves.

VITAMINAS ESENCIALES
Estas son las vitaminas esenciales, sus funciones y sus fuentes de consumo:
• Vitamina A: es antioxidante, fortalece las defensas y contribuye en la calidad de la visión. Es clave en la salud de los huesos y de la piel. Puedes obtener esta vitamina con el consumo de vegetales verdes y amarillos, tales como zanahoria, espinaca y productos lácteos.

• Vitaminas del complejo B: sus funciones varían según el tipo de vitamina, pero en general están relacionadas con la liberación de energía, el crecimiento, el funcionamiento del sistema nervioso y el fortalecimiento del sistema inmune. Está presente en los cereales integrales como trigo, avena o arroz, en los huevos, las legumbres y los frutos secos como las nueces. Las vitaminas B más conocidas son la B9, también conocida como ácido fólico, y la B12.

• Vitamina B12 (subgrupo del complejo B): es necesaria para la formación de glóbulos rojos en la sangre, para el metabolismo de proteínas y el mantenimiento del sistema nervioso central. Es con frecuencia la vitamina que presenta déficit en dietas vegetarianas, ya que sus principales fuentes están en los alimentos de origen animal como carnes, pescados, mariscos, huevos y leche. También está presente, pero en cantidades más bajas en algas como el nori, en el tempeh, en la soya y levadura de cerveza, por ejemplo. Hoy hay fuentes veganas como leches vegetales y cereales que están fortificadas con B12.

• Vitamina C: es conocida por sus propiedades antioxidantes. Es clave en la formación de colágeno y en la cicatrización de heridas. También estimula las defensas y ayuda a mejorar la absorción de hierro de otros alimentos. Puedes obtenerla con el consumo de cítricos, kiwi, melón y vegetales frescos como tomate, brócoli, pimentón, espárragos y los de hojas verdes.

• Vitamina D:
favorece la absorción y utilización de calcio por el organismo, útil para fortalecer dientes y huesos. También interviene en los procesos de coagulación sanguínea. Se encuentra en alimentos como la leche, huevos, mantequilla, margarina, salmón, sardina y camarones. Los veganos pueden obtenerla de levaduras, hongos, setas, entre otros. Una fuente clave para la obtención de esta vitamina es la exposición al sol. No basta con consumir los alimentos que la contienen, la exposición solar es fundamental para su síntesis.

• Vitamina E:
protege a las células del ataque de radicales libres, por lo que tiene un efecto antioxidante. Es fundamental para la fertilidad. Colabora en la formación de tejidos y glóbulos rojos, y ayuda a la utilización de la vitamina K. Está presente en los frutos secos como almendras, nueces y maní, en aceites vegetales como el de girasol y de soya, en la leche y en verduras como el tomate, brócoli y espárragos.

•Vitamina K: es fundamental para la coagulación sanguínea, y la absorción del calcio. Puedes obtenerla del consumo de hierbas y especies como el cilantro, orégano, perejil, albahaca, salvia, de frutas como ciruelas, uvas, arándanos y kiwis, además de pollos, carnes, huevos y leche.
Las cantidades de vitaminas requeridas por el organismo varían de acuerdo a la edad y etapa de vida (embarazo/lactancia, niñez, adolescencia, adultez y tercera edad), pero en general la dosis diaria corresponde a pocos milígramos que puedes obtener en una dieta equilibrada. Así tu salud se mantendrá estable y ahorrarás en farmacias el dinero que podrás utilizar en volver tus platos más variados y nutritivos.

¿CUÁNDO USAR VITAMINAS?
Hay condiciones médicas específicas en que la suplementación sí se recomienda para tratar un déficit vitamínico o prevenirlos cuando es inminente. Estas situaciones siempre son manejadas con la supervisión de un especialista, quien define dosis y periodos de consumo. Algunos de estos casos son:
• Periodos de convalecencia tras una enfermedad o cirugía
• Post cirugía bariátrica.
• Edad avanzada
• Menopausia
• Embarazo y lactancia
• Lactantes (cuando la leche materna no es suficiente)
• Deportistas de alto rendimiento
• Dietas restrictivas y desequilibradas
• Vegetarianos y veganos
• Intolerancias alimentarias
• Inapetencia

¿SIEMPRE ES NECESARIO HACERSE EXÁMENES DE LABORATORIO ANTES DE TOMAR VITAMINAS?
Depende de la vitamina, la edad y las condiciones de salud del paciente. Por ejemplo, para suplementar Vitamina D o Fierro la mayoría de las veces de solicitan exámenes para evaluar la necesidad y la dosis. En cambio otras, como Omega 3 y B12 pueden ser indicadas sin exámenes como mecanismo de prevención del déficit en personas vegetarianas o veganas al igual que el calcio en adultos mayores.

¿SIRVEN LOS PREPARADOS MULTIVITAMÍNICOS PARA PREVENIR EL ENVEJECIMIENTO O MEJORAR EL ASPECTO DE LA PIEL Y EL PELO?
Los estudios científicos no han demostrado efecto beneficioso en personas sanas con alimentación equilibrada para prevenir el envejecimiento. Respecto a la mejor calidad del pelo y piel, la biotina a altas concentraciones podría cumplir un rol junto a algunos minerales y aminoácidos como en zinc y la cisteína.

¿SON EFECTIVOS LOS PROCEDIMIENTOS QUE ADMINISTRAN VITAMINAS POR VÍA ENDOVENOSA?
La administración de vitaminas endovenosas se ha hecho muy popular entre celebridades y redes sociales. Sin embrago, no existen estudios clínicos que demuestren que sean beneficiosas y tampoco se conocen las consecuencias que podría traer para la salud a corto o largo plazo. Además, existe una cantidad diaria de vitaminas que el cuerpo está preparado para asimilar y todo el exceso de vitaminas es excretado por la orina.

Ya lo sabes: ¡con una dieta equilibrada y balanceada es fuente suficiente de todas las vitaminas que necesita tu organismo!

Si necesitas una evaluación nutricional o quieres que tus dudas sean resueltas por un especialista, te recomendamos visitar BENEFIT NUTRICIÓN, un centro de médicos nutriólogos expertos.

¡Suscríbete al Newsletter!

Forma parte de la exclusiva comunidad de Pasión de María.