Hace poco tiempo hice una encuesta rápida en mi Instagram Stories preguntando cuantas de ustedes se consideraban feministas. Para mi sorpresa, recibí muchas respuestas de mujeres negando tajantemente su vinculación con este término, aduciendo distintos argumentos: “esas mujeres no me representan…son vulgares y violentas”, “yo no odio a los hombres”, “yo no creo que seamos mejores que los hombres”, “ya vivimos en igualdad, no es necesario”, “tengo todo lo que quiero, no necesito privilegios”. ¡Uf! Fue alarmante darse cuenta que en pleno s. XXI aún existe tanta desinformación, represión cultural y manipulación ideológica.

Por eso, en la antesala del Día Internacional de la Mujer, me he animado a escribir este texto, con la esperanza de que más personas (hombres y mujeres) comprendan y adhieran al movimiento feminista, y que estas logren difundir la causa entre sus amistades y círculos cercanos.

Lo primero que debemos aclarar es que el 8 de marzo no es un día de celebración, sino que una fecha para conmemorar la reivindicación de derechos de las mujeres, la cual es aún una tarea dolorosamente inconclusa (si quieres conocer el constructo histórico de esta fecha, lee este artículo).

¿Qué es el feminismo?

Si lo buscamos en la RAE, encontramos dos acepciones muy claras y simples:

  1. m. Ideología que defiende que las mujeres deben tener los mismos derechos que los hombres.
  2. m. Movimiento que se apoya en el feminismo.

Dicho de otra forma, el feminismo es una ideología y un movimiento que nace por y para igualar los derechos entre mujeres y hombres (no esta en contra de los hombres). Además, busca libertad, justicia y que se deje de oprimir, maltratar, denigrar a las mujeres. Lucha por poner fin a las conductas machistas, así como a la asignación patriarcal de los roles de género.

Es importante aclarar que feminismo NO es equivalente a machismo. Según la RAE, el machismo es la actitud o manera de pensar de quien sostiene que el hombre es por naturaleza superior a la mujer”.

Entonces, ¿por qué no se habla de igualitarismo?

La palabra “feminista” permite visibilizar a las mujeres y su lucha específica, subrayando el hecho de que son ellas las primeras víctimas del patriarcado.

No obstante, el primero en usar esta palabra fue el escritor francés Alexandre Dumas Jr, en 1872, como una forma despectiva de designar a las mujeres sufragistas que luchaban por sus derechos. Luego, la sufragista francesa Hubertine Auclert se apropió de la palabra en 1882, del mismo modo que las personas queer se apropiaron de ese término, que en un principio era una manera negativa de designar a las personas “raras”.

¿Qué ha logrado el feminismo en Chile y el mundo?

Básicamente, que puedas estar en este preciso momento leyendo este articulo, de forma libre y autónoma, sin temor a ser castigada por la sociedad. El feminismo ha conseguido el derecho a voto, el acceso a la educación, la incorporación al mundo laboral, la libertad sexual y reproductiva, el divorcio y ¡hasta el derecho a usar pantalones!

Lamentablemente, aún quedan muchas tareas pendientes. Por ejemplo, en algunas partes del mundo se sigue practicando la mutilación genital femenina, como una forma de represión que atenta contra la libertad sexual. La brecha salarial entre hombres y mujeres, así como el acceso limitado a los altos cargos de poder por parte de las féminas es un problema global. Y sin ir más lejos, en nuestro país nos siguen matando. Al 6 de marzo de 2019, en Chile se registran 9 femicidios consumados y 20 femicidios frustrados.

¿Cuál ha sido la evolución del feminismo?

En términos históricos, el feminismo se divide en 4 olas:

La Primera Ola Feminista surgió a mediados del siglo XVIII, en torno a la polémica sobre la naturaleza de la mujer y la jerarquía de sexos. Hasta esa época la mujer había estado considera socialmente un ciudadano de segunda clase que dependía del hombre para todo y cuyo ámbito de actuación se reducía al hogar y sus tareas, como el cuidado de los hijos. Estas pensadoras indagaron acerca de la educación y los derechos de la mujer. Cuestionaron los privilegios masculinos afirmando que no son una cuestión biológica y/o natural. 

La Segunda Ola Feminista se dio desde mediados del siglo XIX hasta la década de los cincuenta del siglo XX. Aborda entre sus puntos principales el derecho al voto femenino, debate que se intensifica alrededor del mundo. Además, las mujeres reclaman el acceso a la educación superior, critican la obligatoriedad del matrimonio y comienzan a liberarse en su aspecto físico.

La Tercera Ola Feminista llegó en la década del sesenta y hay distintas opiniones respecto a su finalización. Mientras que algunos sostienen que sigue vigente, otros afirman que finalizó en los años ochenta. Desde mi punto de vista, esto depende de cada país y creo que en Chile aún se estan abordando algunos puntos fundamentales de la tercera ola, que va de las políticas públicas que reivindican a la mujer hasta el fin del patriarcado. En este movimiento fueron fundamentales los anticonceptivos porque permitieron entregar control sobre la natalidad, con liberación del goce sexual no ligado a la reproducción. Además, el divorcio se hizo ley en muchos países y las mujeres comenzaron a participar más activamente en política, aunque en una proporción siempre inferior a los hombres.

La Cuarta Ola Feminista es la que vivimos en la actualidad y donde el activismo presencial y online cobraron gran protagonismo. Plantea el fin de los privilegios de género establecidos históricamente hacia el hombre. Asimismo, repudia la violencia de género establecida en todos los ámbitos de la vida. La sororidad, concepto que habla de la solidaridad entre mujeres, es central. Lucha por el derecho a la interrupción legal del embarazo, tiene un discurso anti estereotipos (raza blanca, delgadez, etc.) y hay una mayor unión con el movimiento LGTB, queer y de liberación sexual. Un momento trascendental fue el primer paro internacional de mujeres, de altísimo convocatoria, llevado a cabo el 8 de marzo de 2018, inmortalizado como #8M.

¿Todas las feministas son iguales?

¡NO! Tal como existen diversas corrientes políticas dentro de un mismo espectro ideológico (ej.: partidos políticos dentro de una coalición), hay muchas formas de entender el feminismo y múltiples interpretaciones de cómo se debe hacer la lucha, pero todas están de acuerdo con sus objetivos fundamentales. El abanico es hermoso y diverso: desde el feminismo con tacones de Beyoncé hasta las asociaciones como FEMEN (las radicales de torso desnudo y corona de flores).

¿Qué cosas no son feminismo?

Ya aclaramos que el feminismo NO es el odio hacia los hombres y que tampoco busca la superioridad de la mujer sobre el hombre (si todavía lo piensas, te sugiero que vuelvas a leer este artículo desde el principio…con respeto).

Tampoco es feminismo los comportamientos disfrazados de igualitarismo, tales como la polémica campaña que el Centro Comercial Apumanque lanzó hace algunos días, en que anunciaba un 23% de descuento a las mujeres en el 8M, tomando en cuenta la brecha salarial en Chile. ¡No entendieron nada! Un acto real, habría sido certificar la igualdad salarial entre sus trabajadores hombres y mujeres, además de asegurar un ambiente laboral seguro y libre de acoso sexual y laboral.

¿Cuál es mi posición respecto al feminismo?

Me declaro feminista a mucho orgullo y a mucha honra. Nuestros derechos actuales no fueron adquiridos por arte de magia ni entregados por la inmensa bondad de un grupo de hombres. Ser feminista es una forma de honrar a todas esas valientes y visionarias que nos precedieron, lucharon y hasta murieron por la igualdad de derechos entre mujeres y hombres. Soy feminista porque soy mujer y madre de una niña que quiero que crezca libre y valiente. Soy feminista porque la justicia no es algo radical, y la igualdad no es un concepto agresivo, sino que un derecho humano fundamental.

Espero, sinceramente, que la próxima vez que alguien te pregunte si eres feminista, respondas con convicción que si lo eres. Xx. Ignacia.
Si quieres participar en el #8M o Día Internacional de la Mujer pero no puedes parar y/o marchar, acá te dejo 100 ideas para participar en la huelga feminista (link aquí).
Total
5
Shares

¡Suscríbete al Newsletter!

Forma parte de la exclusiva comunidad de Pasión de María.