Soy patagona y les puedo decir con toda honestidad que algunos de mis recuerdos más preciados corresponden a los momentos en que estuve en las Termas de Puyuhuapi: a los 6 años, cuando pasábamos horas haciendo competencias de quien aguantaba más veces seguidas entrar y salir de la piscina temperada y el mar ¡intercaladas! (pienso en eso y siento clavitos en la piel); a los 11 años, cuando anduve en kayak por los fiordos por primera vez; o a los 24 años, en unas vacaciones del internado de medicina, en que me hice todas las terapias del spa para recargar energías y pasé horas conversando sobre la carrera, la vida y el futuro con mi mamá.

Mi última estadía no fue la excepción…

La magia, la belleza y la hospitalidad siguen intactas, pero ahora es mucho más fácil llegar. El único acceso es por mar y casi todo el camino hasta el embarcadero está pavimentado. Son sólo 3 horas manejando al norte desde Coyhaique por la Carretera Austral (221km) y una lancha del hotel te lleva en 15 minutos hasta las instalaciones. Está todo muy bien señalizado en el camino, y existen varios horarios para ir y volver del hotel durante el día.

El paisaje es excepcional desde el inicio de la navegación y cuando comienzas a divisar el hotel a lo lejos sabes que tendrás una experiencia única e inolvidable. Es un lugar aislado, en medio de los fiordos, rodado de bosques patagónicos salvajes e inexplorados. La desconexión con la vida agitada es profunda y real (no hay internet ni televisores), lo que invita a volver a conectarse con tus compañeros y contigo misma.
Entrada de Puyuhuapi Lodge & Spa

El hotel cuenta con 3 piscinas exteriores, un jacuzzi al aire libre y un spa cerrado con vistas panorámicas a los fiordos y la Cordillera de los Andes, con un circuito de aguas termales y de mar, además de muchos tratamientos de belleza y bienestar.
Piscina exteriorExiste una piscina de barro y hacerse un facial es un secreto de los locales.Bañándome en el mar austral.

Para los más aventureros, existen dos trekkings que recorren los bosques lluviosos y se puede hacer kayak o SUP por los fiordos.
Trekking por los bosques patagónicos milenarios.

Todas las habitaciones están revestidas de madera nativa y tienen vistas espectaculares al mar.

El restaurant y el desayuno del hotel son excelentes, y gran parte de los ingredientes son cultivados en huertas locales, buscando siempre un toque patagón para una cocina moderna de alto nivel. 

Además, en este viaje aprendí que están muy preocupados de la sustentabilidad, por lo que tienen un sistema de optimización del gasto de agua, y toda la calefacción proviene del calor de las aguas termales.

Puyuhuapi Lodge & Spa es uno de los secretos mejores guardados de la Patagonia, y me siento tremendamente afortunada de haber podido estar ahí tantas veces. Es una experiencia que todos deberían regalarse al menos una vez en la vida. ¡Se los recomiendo desde el corazón!
¿Te animas? Visita la página del hotel para conocer más detalles y reservar tu estadía ahora 🙂
PUYUHUAPI LODGE & SPA www.puyuhuapilodge.com

¡Suscríbete al Newsletter!

Forma parte de la exclusiva comunidad de Pasión de María.