Australia está luchando contra una de sus peores temporadas de incendios forestales, alimentada por temperaturas récord y meses de sequía severa. Aquí una guía muy simple de lo que está sucediendo.

¿Dónde están los fuegos?
Los incendios arden a lo largo de tramos de la costa este y sur, que es donde vive la mayoría de la población. Esto incluye áreas alrededor de Sydney y Adelaide.

Desde septiembre, este tipo de incendios (controlados) han matado al menos a 19 personas y decenas siguen desaparecidas, el problema actual es que los fuegos no han podido ser controlados del todo.

Solo en Nueva Gales del Sur se han quemado más de cuatro millones de hectáreas: una hectárea es aproximadamente del tamaño de un campo deportivo.

Para ponerlo en perspectiva: unas 900,000 hectáreas fueron las que se quemaron en los incendios de Amazonia en 2019 y alrededor de 800,000 hectáreas en 2018 en California.

¿Por qué los incendios son tan malos?
Australia siempre ha experimentado incendios forestales, tiene lo que se conoce como una temporada de incendios, pero este año son mucho peores de lo normal.

La causa inmediata es el clima, específicamente un fenómeno conocido como el Dipolo del Océano Índico, que ha significado un período de calor y sequedad extremos.

Este año, Australia estableció dos veces un nuevo récord de temperatura: se registró un máximo promedio de 40.9 ° C el 17 de diciembre, que se rompió un día más tarde en 41.9 ° C.

Eso se suma a un largo período de sequía. Algunos incendios también se inician deliberadamente.


*Sydney cubierto por el espeso humo de los incendios forestales fuera de la ciudad.

Para que esto no suceda te dejamos algunas medidas preventivas para evitar incendios forestales:

– No arrojes cigarros encendidos en la carretera y menos en medio del bosque.
– No tires basura en los bosques o carreteras, las botellas o vidrios pueden iniciar el fuego creando el efecto lupa con los rayos del sol.
– No hagas fogatas, por más precauciones que se tengan, una llama puede provocar un gran incendio.
– No estacionar automóviles en la orilla de la carretera donde haya hierba seca
– No dejar nada inflamable después de acampar
– No encender fuego en el monte si las condiciones son desfavorables
– Guardar líquidos inflamables en zonas protegidas
– No acumular basura en los predios
– No prender fuego en los terrenos
– Apagar el fuego de inmediato, si ves una fogata o el inicio de un incendio. Cércalo con ramas verdes o arrójale agua o tierra.
– Pedir ayuda de inmediato si el fuego se sale de control, ponte a salvo y avisa a las autoridades lo más pronto posible.
– Resguardar tu vida, al huir del incendio no lo hagas ladera arriba, busca áreas planas y camina en sentido contrario al viento.

En tanto, seguimos rezando por Australia para que los fuegos cesen y deje de arruinarse tan lindo país.

Fotos: AFP, EPA y Getty respectivamente.

¡Suscríbete al Newsletter!

Forma parte de la exclusiva comunidad de Pasión de María.