¿Las personas deben usar una mascarilla durante el ejercicio? ¿Qué aconsejan los que saben? Entérate aquí.

Actualmente se están implementando muchas medidas comunitarias para controlar la propagación de la enfermedad por coronavirus 19 (COVID-19), incluido el distanciamiento social, la higiene de manos y el uso de mascarillas en áreas públicas. Esta recomendación se basa en el concepto de “control de fuente” para evitar que las gotas producidas por la persona que lleva la máscara se propaguen a otras personas o sobre superficies. Es mucho más fácil reducir la propagación de las gotas bloqueando las gotas más grandes a medida que salen de la boca de una persona, que bloquearlas una vez que se han disipado en el aire y se han vuelto mucho más pequeñas.

En la mayoría de los países el uso de máscaras faciales es obligatorio, sin embargo, adherirse a estas medidas se vuelve más desafiante y confuso durante una sesión de ejercicio al aire libre. El control de infecciones sigue siendo una consideración importante, pero el uso de una mascarilla conlleva problemas de posible restricción respiratoria y malestar en mente. La selección de una máscara adecuada se convierte en un acto de equilibrio entre los beneficios y los posibles eventos adversos. La mayoría de las personas podrán hacer ejercicio de forma segura con una cubierta facial, pero los puntos a considerar incluyen:

Las máscaras que restringen el flujo de aire pueden aumentar la tasa de esfuerzo percibido y disminuir el rendimiento durante el entrenamiento de resistencia. No se sabe mucho sobre el efecto durante la actividad aeróbica, pero sí que las mascarillas quirúrgicas pueden aumentar la percepción de disnea durante el ejercicio, igualmente no se han demostrado efectos negativos sobre el rendimiento aeróbico.

Si bien no hay evidencia que demuestre los efectos de las máscaras, podrían aumentar potencialmente el esfuerzo respiratorio y causar la acumulación de CO2. El uso de una máscara puede, de hecho, simular el efecto fisiológico del entrenamiento en altura, aunque a menor escala. Es poco probable que esto sea un problema para la mayoría de las personas, pero podría presentar un problema con intensidades más altas de ejercicio, particularmente para aquellos con problemas de salud subyacentes.

Sería prudente que las personas con afecciones cardíacas o pulmonares existentes hicieran ejercicio a una intensidad más baja de lo habitual mientras usan una máscara, para prevenir cualquier evento adverso. Las personas deben ser conscientes de su respiración durante el ejercicio y reducir la velocidad o tomar un descanso si sienten que su ritmo de trabajo es demasiado alto o si experimentan mareos o aturdimiento.

Un material más transpirable ayudará a la comodidad, pero puede tener el costo de un control de la fuente viral menos efectivo. Dos capas de material se consideran suficientes para equilibrar la eficacia y la comodidad. No tener un sello hermético alrededor de los lados de la cara también permite un mejor movimiento del aire, pero posteriormente aumentará el riesgo de propagación de gotas.

Debido a la acumulación de humedad de nuestro aliento exhalado, es probable que las máscaras de tela se mojen durante el ejercicio. Respirar con un paño seco es más fácil que con un paño húmedo y las condiciones de calor y humedad pueden empeorar el efecto de la respiración intensa. El material que absorbe la humedad, como el poliéster, es una buena opción, pero puede causar irritación de la piel en personas sensibles. Considera llevar siempre una segunda mascarilla durante las sesiones de ejercicio para reemplazar la húmeda.

Esto puede ser complicado, ya que se debe intentar evitar tocarse la cara. Por lo tanto, se recomienda intentar mantener una buena higiene de las manos antes y después de cambiarse la mascarilla y se puede lograr llevando desinfectantes de bolsillo.

Asegúrate de que tu mascarilla facial esté cómoda y segura antes de salir de casa, para limitar la necesidad de reajustarla y tocarse la cara.

Todo esto debe ir acompañado de distanciamiento social durante el ejercicio y una higiene de manos eficaz cuando se regrese a casa.

Recuerda lavar tu mascarilla con regularidad, preferiblemente plancharla en seco, y no reutilizar las mascarillas diseñadas para un solo uso.

Fotos: Gustavo Fring from Pexels

¡Suscríbete al Newsletter!

Forma parte de la exclusiva comunidad de Pasión de María.