Te contamos sobre algunas de las mejores comidas para aquellos que tienen rutinas muy atareadas y necesitan tener una cuota extra de energía. 

Aunque muchos de nosotros intentemos utilizar otros mecanismos para combatir la fatiga cotidiana y recuperar niveles de energía saludables, como suplementos vitamínicos o cafeína, en realidad el primer factor que deberíamos abordar es nuestra alimentación: la comida que ingerimos día a día es nuestra principal fuente energética, y por ende, lo que primero deberíamos cuidar si necesitamos mantenernos con vitalidad para llevar a cabo múltiples tareas.

Mientras que las harinas refinadas (pan, queques, galletas) y los azúcares (en dulces, chocolates y similares) pueden hacernos sentir un peak de energía y luego un bajón difícil de superar, otros alimentos nos ayudarán a sostener niveles estables a lo largo de nuestra jornada:

  • Pescados grasos: gracias a su alto contenido en omega-3, pescados como el salmón son una excelente fuente de energía estable, que además nos ayuda a mejorar nuestra concentración y nuestra memoria, mejorando el sistema nervioso y apoyando la función cerebral.
  • Plátanos: Los plátanos son comúnmente conocidos como “la fruta de los deportistas”, debido a su aporte en potasio, que ayuda a reponer las energías invertidas en el ejercicio, además de ser una fuente de carbohidratos saludables, con lo cual su transformación en azúcares es más lenta y ayuda a mantener esa energía por más tiempo.
  • Lentejas: No solo las lentejas son un alimento de altísimo valor energético, sino que su bajo precio las convierte en un aliado excelente para nuestra alimentación y sumamente versátil, ya que pueden incluirse en sopas, hamburguesas vegetarianas, ensaladas y muchas otras recetas.
  • Frutillas: Las frutillas contienen altas dosis de vitamina C, ácido fólico y potasio, con lo cual, al igual que las bananas, contribuyen no solo a recuperar energía sino a proteger el sistema inmune. Aunque es mejor consumirla en temporada, es fácil de encontrar también congelada para contar con ella todo el año, teniendo en cuenta que los procesos de congelación industriales contemporáneos evitan que pierda nutrientes.
  • Hummus: El hummus se elabora a partir de garbanzos, otra legumbre que es una gran fuente de carbohidratos saludables, otorgando energía de consumo lento para nuestro organismo y permitiéndonos funcionar mejor durante más horas. Además, el hummus es un alimento delicioso y versátil que puede usarse como snack en cualquier momento del día, acompañado por las verduras de tu preferencia.
  • Avena: En lo que concierne a los carbohidratos, la avena es uno de los alimentos más nobles y versátiles que existen. Es muy buena opción para incluir en el desayuno, ya que te ayudará a comenzar el día con buen pie y a mantenerte saciado y vital hasta la hora del almuerzo.

Todos estos alimentos son fáciles de incluir en tu alimentación: mientras que frutas como la frutilla y el plátano son fáciles de incluir junto al cereal, el yogur o la misma avena, las lentejas pueden encontrarse listas para comer, de modo que podemos calentarlas o añadirlas a otros platos como sopas o ensaladas. De igual modo, ciertos platos como el poké pueden incluir varios ingredientes saludables al mismo tiempo, como salmón, quinoa y semillas, dándonos la opción de un almuerzo o una cena con un excelente aporte energético que podemos simplemente pedir a domicilio de lugares como Poked. Simplemente se trata de tomar decisiones conscientes a la hora de elegir lo que comemos, pensando en cómo queremos sentirnos más tarde: cansados y pesados, o llenos de energía para acometer el día.

¡Suscríbete al Newsletter!

Forma parte de la exclusiva comunidad de Pasión de María.