¿Cómo diferenciar un dolor benigno de una lesión?

Tras retomar el ejercicio o al aumentar la carga de entrenamiento, es posible sentir dolor muscular en los días siguientes, tipo pinchazos, y que puede durar hasta una semana. A este cuadro se le conoce como “DOMS – Delayed onset muscle soreness” y se produce por un microdaño en la musculatura como mecanismo de adaptación para hacerse más resistente a largo plazo en la medida que el estímulo mecánico se mantenga. Este dolor es benigno, a diferencia de las lesiones, que van precedidas de un evento traumático o bien, cuando se producen por sobrecarga, en contexto de microtraumas repetidos.

¿Cuáles son las lesiones más comunes?

Las lesiones más comunes van a depender de la disciplina deportiva, sin embargo las lesiones agudas transversales son los esguinces o las contusiones. Con mayor frecuencia se afectan las extremidades inferiores. El dolor y la impotencia funcional son los síntomas cardinales.

¿Qué hacer si tengo una lesión?

Lo más importante es detener la actividad deportiva. Entrenar con dolor es un error. Debemos poner en alto la extremidad y aplicar frío local, que puede ser un gel pack o una bolsa con hielo envuelta en un paño fino o en toalla nova, para evitar quemaduras de la piel. El frío local se mantiene por 15 minutos y se repite entre 3 a 4 veces al día. De esta forma disminuimos la inflamación y el dolor.

¿Cuándo consultar a un doctor?

Si el dolor es muy invalidante, es decir, si impide caminar, si existe dolor nocturno, si no cede a las medidas previamente descritas, o si se mantiene por más de 5 días, se recomienda visitar a un médico.

¿Qué medidas debería seguir para una recuperación exitosa?

Lo primordial es comprender que cada tejido tiene tiempos establecidos para cicatrizar. Se debe tomar una conducta responsable: respetar y escuchar al cuerpo. Es necesaria la educación en la lesión propiamente tal y seguir las instrucciones indicadas por el profesional de salud.

¿Cuándo puedo volver a entrenar?

Siempre que el dolor haya cedido. Lo ideal es retomar el ejercicio en una condición óptima para cumplir con las demandas físicas de la disciplina deportiva. Si eso no es posible, significa que hay que trabajar en algunas capacidades físicas como la fuerza, flexibilidad y balance antes de volver al 100%.

Por María Fernanda Sanhueza Saravia
Medicina del Deporte y la Actividad Física

¡Suscríbete al Newsletter!

Forma parte de la exclusiva comunidad de Pasión de María.