Estudios avalan que el chocolate tiene múltiples efectos positivos en la salud, como mejorar el estado de ánimo, retrasar el envejecimiento y poseer un efecto relajante. En este contexto puede ser un dulce aliado para ser consumido con moderación en estas semanas de fiestas. Conoce aquí las razones.

“Desde el punto de vista de su composición química, el cacao, y por lo tanto el chocolate, aporta varios químicos que tienen acción directa sobre el sistema nervioso central, estimulando el placer y el bienestar. Por ejemplo, la feniletilamina es una sustancia química que tiene acción cerebral como neutransmisor y es biosintetizada a partir de un aminoácido llamado fenilalalanina. Los doctores estadounidenses, Donald Kleuin y Michael Liebowitz, en los años ‘80 postularon que esta sustancia ejercía el poder de sintetizar dopamina, que es un neurotransmisor asociado al proceso del enamoramiento y todos sus ‘síntomas’”, asegura el docente de Nutrición y Dietética de la Universidad del Pacífico, Juan José Rojas.

Cuando una persona está triste, una de las cosas que hace para sentirse mejor es consumir algún producto que le agrade, y allí el chocolate es frecuentemente el primero de la lista. Pero, esto no es al azar.

“El chocolate tiene la particularidad de estimular la producción cerebral de endorfinas, que son un tipo de hormona que estimula los estados de ánimo positivos”, apunta Rojas sobre la llamada “hormona de la felicidad”.

Otra de las propiedades del chocolate es su gran poder antioxidante, lo que lo relaciona con la batalla contra el envejecimiento. De hecho, según una investigación publicada en la revista Chemistry Central Journal, una dosis diaria de chocolate genera un retraso en el envejecimiento de las personas, debido a su alta concentración de antioxidantes, la cual es mayor incluso que la que tienen las frutas.

“El chocolate es muy rico en polifenol, que es un antioxidante muy potente que tiene un gran poder contra los radicales libres y, por tanto, incide indirectamente sobre el envejecimiento celular. La cafeína que contiene contribuye a tonificar los tejidos, debido a sus propiedades anticelulíticas. Y, finalmente, no hay que olvidar que el chocolate favorece un mejor estado de ánimo y al ser buena fuente alimentaria de vitamina B1 (tiamina) posee un gran efecto relajante”, describe Rojas.

No obstante, el consumo de chocolate debe ser responsable y sin caer en excesos para tener un beneficioso impacto en las personas, ya que el abuso puede incluso llevar a una enfermedad alimentaria.

 

 

“Es mucha la evidencia que ha asociado a algunos componentes del cacao con la salud. Así, por ejemplo, una sustancia llamada Teobromina, que es particularmente alta en el chocolate, se ha establecido consistentemente como diurético (eliminador de líquidos orgánicos) y vasodilatador arterial, por lo que se recomienda su consumo en personas que presentan trastornos cardiovasculares como la hipertensión arterial o las cardiopatías”, describe el especialista.

“Ojo con el exceso de calorías que contienen los chocolates, que podría en casos extremos favorecer la aparición de la obesidad”, advierte el docente de Nutrición y Dietética de la Universidad del Pacífico, Juan José Rojas.

Cinco beneficios que te encantarán

Ideal para deportistas. “El alto contenido en magnesio del chocolate puro hace que favorezca la tonificación de los músculos y su aporte energético ayuda al rendimiento del ejercicio físico”, dicen desde Freeletics. Además, su riqueza en hierro y antioxidantes ha hecho que médicos y nutricionistas recomienden su consumo frecuente.

Ayuda a controlar el peso. ¿Te preocupa tu dieta? Tranquila, como te explicábamos antes, la clave está en buscar las opciones más puras posibles, intentando siempre que el chocolate que consumas tenga al menos un 70% de cacao. Al principio puede costarte si solo tomas chocolate con leche, pero en cuanto tu paladar se acostumbre, querrás incluso probar con porcentajes superiores de pureza. Hay estudios que demuestran (como los realizados en las universidades de San Diego y Granada) que las mujeres que consumen chocolate a diario están más delgadas que las que no lo toman. Eso sí, hablamos de chocolate puro y de un consumo moderado.

Antienvejecimiento. No hay alimento con más propiedades antioxidantes que el cacao crudo. Si te esfuerzas mucho por consumir frutas y verduras frescas por su poder protector de la salud, añade a tu día a día el chocolate puro y, si es posible, ecológico. Multiplicarás el poder antioxidante de tu dieta.

Protege el corazón. Su gran contenido en flavonoides y su efecto antiinflamatorio convierten al chocolate en un gran protector natural de tu salud cardiovascular si lo tomas frecuentemente, incluso a diario. Pero, como hemos dicho ya varias veces, siempre lo más puro posible. El chocolate blanco no sirve, ya que se trata de un producto refinado hecho con grasa o manteca de cacao, o con grasas lácteas poco recomendables.

Produce placer. Tiene un efecto relajante y placentero. Comer chocolate produce una innegable sensación de bienestar y hasta de felicidad. Pero esto no es solo debido a su delicioso sabor sino al “combinado” de sustancias “happy” que contiene, como la anandamida, el triptófano o la teobromina.

¡Ya sabes! ¡Permiso más que concedido para un pedacito diario!

¡Suscríbete al Newsletter!

Forma parte de la exclusiva comunidad de Pasión de María.