Siempre me han llamado la atención las madres que son capaces de dar papa en cualquier lugar y en cualquier situación. Admiro, que al menos en apariencia, sean tan resueltas, ya sea al superar el pudor de la exposición del cuerpo, o bien por hacer parecer que se trata de una tarea tan sencilla.

Siendo muy honesta, tras haber completado más de 10 meses de lactancia materna exclusiva, nunca logré sentirme 100% cómoda amamantando en público, pero sí aprendí muchos trucos de estilo que me permitieron estar muy cómoda y vestirme siempre como quise, en cualquier ocasión. ¡Sigue leyendo para conocerlos todos!


LOS BÁSICOS
 

Los clásicos sostenes de lactancia son terroríficos, y muchas juramos en secreto jamás usarlos, pero lo cierto es que son súper prácticos y necesarios. Por suerte, hoy existen miles de opciones preciosas y funcionales para todos los gustos y estilos. Te recomiendo que al comienzo pruebes 2 ó 3 modelos diferentes y luego compres más de los que mejor te quedaron, ya que muchas tiendas tienen e-shop con despacho rápido. Acá te dejo mis modelos favoritos:

  • Sostenes de algodón de MadreMía, especiales para dormir.
  • Sostenes de microfibra de MadreMía. Son de modelo deportivo, pero yo los usé para todo, ya que tienen muy buen soporte y cobertura. Además, tienen un relleno desmontable muy delgadito, pero suficiente para que no se marquen los absorbentes de leche en la ropa delgada.
  • Sostenes de encaje de Bow Maternity, porque son bellos y sexis.

Respecto a los absorbentes de leche, creo que probé todas las marcas y lejos la mejor fue Gerber, ya que son anatómicos, muy delgados (no se traslucen) y súper absorbentes, además de venir en bolsitas individuales y tener adhesivo para asegurar que no se deslicen. Para evitar “accidentes” que arruinen tus hermosos outfits, recuerda siempre tener repuestos de absorbentes de leche a mano y cámbialos antes de que estén saturados.

Si das papa en invierno o eres muy pudorosa en público, una buena opción es agregar una camiseta de lactancia (Caffarena), que tienen los mismos broches de los sostenes y permiten mantener el abdomen y espalda cubiertas, aunque tengas que desabrochar tu blusa o vestido.

Tal como mencioné en “Consejos para una recuperación post parto exitosa”, las fajas no sirven para recuperar la tonicidad de la pared abdominal ni para evitar la diástasis de los rectos anteriores. No obstante, podrías usar calzones o camisetas modeladoras para situaciones puntuales (por unas cuantas horas), ya que verdaderamente ayudan a que la ropa luzca mejor, sobre todo si esta es delgada o muy ceñida al cuerpo. Yo usé las camisetas de Caffarena y unos calzones tipo calzas de Liz


ESTILOS QUE NUNCA FALLAN

En cuanto a la ropa, hay varios modelos que considero infaltables:

  • Pantalones maternales: Es cierto, esto no tiene nada que ver con la lactancia, pero aprovecho este espacio para mencionar que algunos pantalones maternales son excelentes para el primer mes post parto, ya que contienen el abdomen, logrando una silueta más favorecedora, un aspecto fundamental para conseguir un buen outfit. Yo usé los de MADE Jeans, que tienen modelos actuales y sentadores.
  • Abotonada: Podríamos decir que vestir adecuadamente para la lactancia se resume en acceso fácil y controlado. Por eso, las prendas con botones, ya sean blusas o vestidos, siempre serán los mejores aliados, permitiendo desabotonar lo justo y necesario, sin exponer más de la cuenta. Obviamente, los cierres cumplen esta misma función, pero es mucho más difícil encontrar prendas con este sistema.
  • Wrap Dress: Una de mis prendas favoritas de todos los tiempos, por su versatilidad y transversalidad, y en la lactancia volvió a sorprenderme. Al aflojar los tirantes de las telas cruzadas, obtienes un acceso fácil y rápido para dar papa, mientras te ves increíble con una prenda que podría durarte años. Además, este modelo ayuda a ocultar el sobrepeso de las caderas y a disimular el abdomen abultado ¿Qué mejor?
  • Tops maternales: Existen varias marcas que se especializan en ropa para embarazo y lactancia y me parece que son una excelente opción para usar en el día a día, en la casa o para salidas informales. Yo probé dos modelos Séraphine (marca inglesa con despacho internacional): uno con botones en los hombros y otro de telas superpuestas ¡y los usé hasta el cansancio! Ambos muy cómodos y resistentes al lavado frecuente.

TELAS A TODA PRUEBA

Hagas lo que hagas, tarde o temprano, vas a mancharte. En mi experiencia, esto fue mucho más frecuente al comienzo, por lo que te recomiendo que en esa etapa uses telas que sean fáciles de lavar y ropa que no te de pena que se dañe. Para ocultar las manchas, es preferible usar telas oscuras o con estampados, así como telas delgadas, porque secan mucho más rápido.

ACCESORIOS

Ok. Es probable que muchas veces me hayas visto usando prendas que no eran maternales y que no tenían botones ni cierres. También es cierto que no hay nada más incomodo que tu ropa sobre la cara de tu guagua. ¿La solución? Un tiburón de pelo para enganchar el extremo inferior del top en el bretel de tu sostén ¡santo remedio! (obviamente, con esta opción quedas expuesta, por lo que sólo serviría para dar papa en lugares privados – ¡a no ser que ya no te importe nada! LOL).

Muchas mujeres optan por usar pañales de género o “tutos” para cubrirse mientras dan papa. Pero, ¿por qué no mejor usar un pañuelo de seda XL? Mis favoritos son los de Purificación García, que tienen estampados preciosos.

VESTIRSE/DESVERTIRSE

Durante el postnatal, siempre trataba de salir entre papas, o calculando máximo una papa en cada salida. Luego, si quería salir a algún lugar especial, vistiendo algo especial, preparaba absolutamente todo (guagua, dar papa o sacar leche, bolso de pañales, cartera, auto, etc.), y lo último que hacía era ponerme la ropa y accesorios. De esta manera, me aseguraba salir impecable, sin manchas de reflujo ni nada parecido. Después, al volver a la casa, lo primero que hacía era sacarme los accesorios y cambiarme de ropa. ¡La verdad es que esto aún lo hago! ¿Para qué pasar malos ratos con un tirón de aros o con una marca de papilla sobre tu blusa favorita? 

En caso de que tuviera que dar papa fuera de la casa, me vestía de acuerdo al grado de privacidad que iba a tener: si no era posible tener un lugar bien privado o no sabía las condiciones del lugar, trataba de ponerme lo más cómodo posible (botones, wrap dress, etc.); en cambio, si sabía que iba a estar en un lugar sola, me ponía cualquier cosa. Por ejemplo, en el Casa Costanera tienen una sala de lactancia privada, y si estaba usando un top cerrado, hacía lo mismo que en la casa. O sea, me sacaba accesorios y polera, daba papa tranquila, y luego me volvía a poner todo. Nunca me tomó más de 2 minutos desvestirme/vestirme. Como alternativa, siempre estaba el auto.

CASOS EXTREMOS Y EVENTOS ESPECIALES

Tienes un matrimonio y te llenas de ansiedad por dos razones: para muchas, es la primera vez que dejan a su guagua sola en la noche; y segundo, ¡porque no sabes que diablos ponerte! En mi caso, no fue un matrimonio, sino que Mercedes Benz Fashion Week Santiago, a los 3 meses de nacida #BabyL. Por supuesto, elegí un vestido imposible, que no permitía el uso de sostenes (que alguien se atreva a decirme que no soy valiente jajaja). ¿Cómo lo hice? Justo antes de salir, di papa, y además me saqué leche, para asegurarme que estaría ok por un par de horas (en ese entonces daba papa cada 3 horas). Además, usé los protectores de leche Gerber, que tienen adhesivo, el cual pegue al vestido y lo reforcé con cinta doble contacto. Luego, ¡crucé los dedos y me fui al evento! Por supuesto, llevé protectores y cinta doble contacto de repuesto. Mi sistema aguantó perfecto todo el desfile 😉

En el caso de los matrimonios, estos son mucho más largos, por lo que tendrás que sacarte leche durante la celebración, probablemente en el baño o el auto. No esperes a que tengas dolor para sacarte leche, sino que trata de respetar los horarios de tu guagua, así también evitaras manchas en la ropa.

Ya lo sabes, atrévete a usar todo lo que quieras, pero el truco está en saber escoger dónde y cuándo. Espero que mis consejos te hayan servido, y por favor, ¡no te olvides de compartir tus propios secretos!
Xx. Ignacia.

¡Suscríbete al Newsletter!

Forma parte de la exclusiva comunidad de Pasión de María.