Coronavirus in China. Novel coronavirus (2019-nCoV), people in white medical face mask. Concept of coronavirus quarantine vector illustration. Seamless pattern.

Desde vacaciones en casa (staycations) hasta comidas con social distancing y no más largas mesas de trabajo comunitario unos encima de otros, una investigación mostró los efectos que las últimas 14 semanas tendrán en el mundo cuando nos liberemos del Covid-19. ¡Descubre las predicciones aquí!

Con un anuncio televisivo, la vida tal como la conocíamos cambió dramáticamente.

Los viajes diarios a la oficina, las idas improvisadas al supermercado o a comprar, los coktails en los bares, las celebraciones de cumpleaños con amigos, las vacaciones, las clases de gimnasia, las visitas familiares, los abrazos y los apretones de manos quedaron excluidos de nuestra lista de privilegios diarios.

La pandemia del coronavirus, que nos llamó la atención por primera vez en enero después de que los médicos en Wuhan, China notaran que un virus nuevo y extraño se estaba extendiendo rápidamente, es una historia que define. Es una de las mayores crisis que el mundo entero ha enfrentado en tiempos de paz, por lo que la respuesta ha sido diferente a lo que la mayoría de nosotros habíamos vivido hasta aquí.

En las últimas semanas, después de ver noticias compulsivas e interpretar gráficos que muestran curvas prometedoras a la baja después del trágico peack del virus en abril y mayo, hay indicios de que el bloqueo está disminuyendo poco a poco, empezando en los países de Europa. A partir de la próxima semana, por ejemplo en Reino Unido se podrán ver grupos de a seis persons para una caminata socialmente distanciada, un picnic o una fiesta en el jardín, y algunos niños regresarán a la escuela en junio (aunque esto no está exento de controversia).

La primera conferencia de prensa de Coronavirus una semana antes del lockdown en Reino Unido.

Estos son pequeños pasos hacia la normalidad: nuestra vida previa a la pandemia de viajes de último minuto, reservas de cenas sin cita previa y festivales multitudinarios están muy lejos. Boris Johnson ha reconocido que una vacuna (considerada la única forma de erradicar por completo el Covid-19) puede que nunca llegue, y si lo hace, podría llevar años.

Si sigue habiendo una amenaza del virus, incluso si es mucho más pequeño que durante la primera mitad del 2020, la vida seguirá siendo diferente. Entonces, ¿cómo podría ser un mundo posterior al Coronavirus?

VIDA LABORAL DESPUÉS DEL CORONAVIRUS
Desde la pandemia, los empleados de compañías que nunca antes habían tenido una política de teletrabajo se han encontrado navegando en escritorios improvisados, ​​en espacios estrechos y con nuevos horarios de sueño, ya que los viajes diarios han sido cancelados. Para los trabajadores clave, ha habido una presión colosal aplicada a sus trabajos con cambios monumentales en el día a día también, y casi todos han agregado una nueva palabra a su vocabulario: ‘licencia’.

Para los que están en casa, regresar a una bulliciosa oficina, pelear cortésmente por microondas compartidos en una pequeña cocina comunitaria, parece impensable. Incluso con un riesgo futuro de que el Covid-19 sea más bajo, es probable que todas estas medidas se tengan en cuenta cuando el bloqueo social se haya abierto.

Hacia el futuro, es probable que las empresas escalonen las horas de trabajo para evitar que todos lleguen al mismo tiempo y continúen la práctica de trabajar desde casa, incluso si es durante parte de la semana, para mantener baja la cantidad de personal de la oficina.

Nuestras actitudes hacia el trabajo también pueden cambiar como resultado de esto. El coronavirus ha resaltado cómo un evento externo puede cambiar la situación laboral de la noche a la mañana, lo que las personas ahora podrían tener en cuenta al considerar futuras oportunidades de trabajo.

“Dada la incertidumbre del mercado laboral posterior a al covid-19, tengo la sensación de que aquellos que se han quedado trabajando, así como aquellos que fueron despedidos pero traídos a la misma organización, se quedarán con su empleador”, dice la Dra. Tara Reich, lectora en comportamiento organizacional y gestión de recursos humanos de King’s CollegeReich.

“Algunos, pueden sentir que no tienen otra opción [debido a un mercado laboral frágil], pero para aquellos que sienten que su empleador los ha tratado bien durante la crisis y han mostrado cuidado y preocupación por todos los empleados (con o sin licencia), las probabilidad de que se queden son más altas. Eso es bueno para ellos y sus empleadores, porque es probable que sean más felices y más productivos”, dice.

¿Qué pasa con nuestras conexiones en el lugar de trabajo? Gran parte del trabajo tiene que ver con el aspecto social que también conlleva beneficios profesionales, a través de la creación de redes.

“Para muchas personas, el trabajo es más que un simple lugar para ganar dinero; También proporciona un sentido de pertenencia y propósito. Eso siempre es importante, pero la gente lo sentirá especialmente fuerte en este momento”, dice Reich.

“En términos de relaciones laborales, creo que será realmente interesante ver qué sucede. Las trampas del poder realmente importan en la comunicación cara a cara; el jefe tiene la oficina más grande, se sienta a la cabecera de la mesa y usa el traje de poder, que prácticamente ha desaparecido a medida que los trabajadores se mudan a un sistema de trabajo online”, comenta la experta.

Sin embargo, es más difícil establecer y construir relaciones de buena calidad cuando tenemos que comunicarnos en línea porque la comunicación virtual tiende a ser más formal: no obtenemos esas oportunidades espontáneas para conectarnos con otros en el pasillo o en un café previo a la reunión. Y no importa cuán buena sea la conexión wifi, en realidad no podemos mirar a las personas directamente a los ojos ni reflejar completamente sus expresiones, las cuales son importantes para desarrollar la confianza.

VIAJAR DESPUÉS DEL CORONAVIRUS

En un movimiento sin precedentes, el gobierno desaconsejó todos los viajes, excepto los esenciales, cuando comenzó el cierre. Ahora, todos aquellos que viajen deben ponerse en cuarentena durante dos semanas. En una sociedad cada vez más globalizada, los viajes universales han sido uno de los mayores cambios en el status quo.

Jon Thorne, Director de Satisfacción del Usuario en la plataforma de reserva de vuelos Skyscanner, sugirió recientemente que más personas podrían elegir reservas de vuelos flexibles después de aprender de la pandemia, dado que varias aerolíneas y compañías hoteleras han introducido recientemente sus opciones más flexibles en años.

Viniendo de un país muy privilegiado, los viajeros del Reino Unido están acostumbrados a visitar la mayoría de los países del mundo con relativa facilidad. Sin embargo, ese podría no ser el caso por un tiempo. Algunos países están buscando ‘corredores’ y ‘burbujas’ para viajar, lo que significa que solo se permite viajar entre países seleccionados. Nueva Zelanda y Australia están investigando esta opción en este momento, mientras que China está considerando una burbuja con los vecinos Hong Kong, Taiwán y Corea del Sur.

“Las burbujas de viaje pintan una imagen de cómo será la primera fase de los viajes internacionales”, dice Thorne, cada país adoptará sus propias reglas, por ejemplo, el popular punto turístico de Indonesia en Bali sugiere que los turistas deben proporcionar una prueba de coronavirus negativa para poder entrar.

Todo esto indica que las personas elegirán destinos locales en el futuro. La estadía ya era una tendencia emergente debido a una mayor conciencia ambiental, así como a factores económicos, pero la pandemia está acelerando algunos comportamientos cambiantes existentes en el comportamiento del consumidor.

La ansiedad financiera llevará a más consumidores a vacacionar localmente. Después de la cuarentena, los consumidores volverán a priorizar el tiempo con sus seres queridos, las conexiones locales y la privacidad, optando por vacaciones íntimas y aisladas con algunos amigos o familiares. Los grupos más ricos priorizarán el transporte en jets privados, mientras que otros grupos se centrarán en el transporte privado, como los automóviles, proporcionando flexibilidad, anonimato y un entorno controlado.

Es probable que lo que hemos aprendido de 14 semanas de encierro se extienda a qué tipo de vacaciones elegimos también.

INTERACCIONES SOCIALES DESPUÉS DEL CORONAVIRUS
Incluso para el más comprensivo y solidario de la cuarentena, estar separado de amigos y familiares ha sido uno de los elementos más difíciles.

Como criaturas de hábito, ¿volveremos a nuestras viejas formas táctiles una vez que la amenaza de la pandemia haya terminado?

“Somos criaturas sociales”, explica la Dra. Leslie Gutman, directora del programa MSC Behavior Change en el University College London (UCL). “Aprendemos, crecemos y prosperamos como resultado directo de nuestras interacciones con los demás. Todos necesitamos tener interacciones sociales cara a cara para nutrir nuestro desarrollo y bienestar. Esto no va a cambiar, pase lo que pase. Sin embargo, podríamos centrarnos más en reuniones más pequeñas y pasar tiempo con aquellos que realmente nos importan después de la pandemia”.

¿Qué es lo que vemos que todo esto que hemos pasado cambiará sustancialmente? LA FORMA DE RELACIONARNOS. Tendremos que volver a aprender a vivir en sociedad y cómo llevar nuestras relaciones interpersonales sin cruzar límites que pongan en riesgo nuestra salud y la de los otros.

Poco a poco veremos cómo estas nuevas juntas sociales funcionarán y si seremos capaces de ser los mismos de antes. ¿Qué creen ustedes? ¿Será posible?

FUENTE: ELLE UK
AUTOR: OLIVIA BLAIR
TRADUCCIÓN Y ADAPTACIÓN: CAMILA ROSEMBLAT PARA PASIÓN DE MARÍA
FOTOS: GETTY IMAGES

¡Suscríbete al Newsletter!

Forma parte de la exclusiva comunidad de Pasión de María.