El pasado 8 de junio se realizó el Bingo de la Corporación Renal Infantil Mater (CRIM) con el objetivo de recaudar recursos para esta fundación. Esta corporación se dedica a prevenir y tratar las enfermedades renales de niños y niñas de escasos recursos a nivel nacional y requiere de donaciones, eventos caritativos, entre otras fuentes de financiamiento para poder desarrollar su plan de acción. Actualmente en esta fundación se atienden cerca de 14.000 niños y niñas en todo Chile cada año.

El caso de CRIM no es único en Chile, existen diversas empresas sin fines de lucro en el país dedicadas al tratamiento de enfermedades complejas.  La razón de lo anterior es que el sistema de seguros de salud -Fonasa e Isapres- no ha sido una solución oportuna para las personas que padecen estas enfermedades -bajas coberturas, listas de espera y tratamiento de mala calidad-, por lo que la sociedad civil se ha visto obligada a crear instituciones privadas que dan alguna respuesta a las necesidades de estas personas.

Algunos ejemplos de estas fundaciones son Teletón, exitosa en tratar discapacidades físicas, como la espina bífida, que tradicionalmente no han sido cubiertas por el sistema de salud, y Debra Chile, fundación que se preocupa de atender a personas que poseen Epidermolisis Bulosa (“Piel de cristal”), incluida en la codificación de FONASA recién en 2017. Así, hay muchos otros ejemplos.

Cabe preguntarse por qué deben existir este tipo de fundaciones, si en Chile el sistema actual de financiamiento de las prestaciones de salud (Fonasa e Isapre) debise ser capaz de asegurar que una persona, independiente de su situación socioeconómica y de salud, tenga cobertura para tratar sus enfermedades, sean simples, complejas o catastróficas, y que los individuos no queden desfinanciados luego del tratamiento.

La propuesta presentada por el gobierno el pasado mes de abril recoge algunas de estas consideraciones, indicando que el nuevo FONASA poseerá un seguro de enfermedades catastróficas y una revisión de las enfermedades complejas que actualmente no están siendo cubiertas por el seguro de salud.

No obstante, en su propuesta para el seguro de salud privado (Isapres), la solución aún es una incógnita; las isapres no tienen incentivos a ampliar sus coberturas actuales a enfermedades complejas ni a enfermedades catastróficas, por lo que los problemas de cobertura y financiamiento se podrían mantener.

Existe una alternativa que podría solucionar este problema: permitir la entrada de empresas aseguradoras de salud internacionales. Actualmente en el mundo existen firmas como Best Doctors, Bupa, Allianz Care o VUMI que ofrecen planes de salud de igual o menor precio que los ofrecidos por las isapres, entregan libre elección de atención entre establecimientos médicos tanto nacionales como internacionales y poseen cobertura de hasta 10 millones de dólares, que incluye todas las enfermedades complejas no consideradas actualmente en Chile. Contar con este tipo de cobertura permitiría a los ciudadanos chilenos acceder a mejores centros médicos internacionales y con médicos en la frontera del conocimiento de enfermedades complejas.

El problema es que, dado el sistema actual chileno, acceder a este tipo de seguro es muy costoso. En efecto, hoy todos los ciudadanos cuentan con sólo dos alternativas para destinar su 7% obligatorio de salud: Fonasa o Isapre. El acceso a otro tipo de seguros es sólo después de pagar este 7% lo que implica una carga monetaria no menor.

La propuesta es abrir el mercado a que entren empresas aseguradoras internacionales y dar a los ciudadanos chilenos la posibilidad de elegir dónde destinar su 7% de salud entre más (y mejores) actores en el mercado.

El principal desafío de esta propuesta está en definir cómo podrían ingresar estas empresas extranjeras al engranaje del actual sistema propuesto por el gobierno. Si bien lo anterior puede parecer difícil, el impacto que podría tener esta medida en miles de familias que se ven afectadas por costosos problemas de salud es enorme y estudiar su factibilidad es algo muy urgente y necesario.

Por Valentina Konow, Ingeniera Comercial PUC con doble mención en administración y economía, Magíster en Macroeconomía misma universidad

Foto portada: https://mariannekidd.com/physician-access/
Fotos interiores: rawpixel.com from Pexels

 

 

¡Suscríbete al Newsletter!

Forma parte de la exclusiva comunidad de Pasión de María.