Puedes establecer intenciones y crear tableros de inspiración para todas las áreas de tu vida, incluido el trabajo, las relaciones, el crecimiento personal y el hogar. Y no hay reglas establecidas. Lo importante es hacer realidad tu visión con imágenes.

1.- El primer paso es encontrar claridad sobre lo que quieres lograr. Pregúntate por qué, y usa tu diario para explorar las razones detrás de tus metas y así llegar al núcleo de tus deseos.

2.- Elige algunas palabras clave que resuman tus intenciones: podrían ser palabras como equilibrio, abundancia o curación, o combinaciones como envejecimiento con gracia, alimentación consciente y conexión de cuerpo y alma.

3.- Reserva un par de horas de tiempo ininterrumpido solo para ti y convierte la ocasión, si lo deseas, en un ritual: prepara un poco de té o café, enciende una vela perfumada o un poco de incienso, apaga el teléfono y pon música.

4.- Reúne el material de origen (revistas, papeles, fotos, boletos, folletos, tijeras, pegamento o cinta de doble faz y alguna cartulina para usar como base). Puedes usar cinta washi tape y rotuladores de colores para embellecer tu tablero, si lo deseas, y usar otros materiales como base, como el corcho, por ejemplo, en lugar de la cartulina.

5.- Comienza a rasgar las imágenes y recorta las palabras de tu colección de material. Elige fotos que evoquen tus intenciones y te hagan sentir tu objetivo: imágenes que configuran la escena para tu visión.

6.- Cuando creas que tienes suficiente material, comienza a hacer tu tabla. Mueve las imágenes y las palabras hasta que el collage se sienta bien y luego pégalas en su lugar.

7.- Sigue tu intuición y sé creativa: estás creando un tablero de inspiración que no está armando un plan de negocios.

8.- Si te gusta dejar algunos espacios en blanco en tu pizarra, bien, pero si prefieres llenar todo el espacio, siéntete libre de hacerlo. El tablero es solo para ti, así que no tengas miedo de hacerlo mal. Lo único importante es que lo encuentres inspirador.

9.- Una vez que estés satisfecha con tu tablero de inspiración, mantenlo donde puedas verlo con frecuencia, como un recordatorio de tus intenciones.

Hay una escena de la primera temporada de la serie The Bold Type (si aún no la ves, hazte un favor y haz clic aquí), en que Sutton, una de sus protagonistas, tienen la labor de armar su propio mood board para postular al trabajo de sus sueños, esa escena es la descripción perfecta de este esquema que armamos para ti y su moraleja, la más importante:

“Si no puedes hacerlo con sentimiento, no lo hagas”.

Texto: Cristina Colli.
Extracto del artículo 8 de Breathe.

Traducción por: Camila Rosemblat.

¡Suscríbete al Newsletter!

Forma parte de la exclusiva comunidad de Pasión de María.